Desconfía

Desconfía

Alguien est√° limpiando las zonas s√≥rdidas de Lisboa: viejas prostitutas, yonquis, mendigos y vagabundos est√°n siendo asesinados. La brasile√Īa Mariza es una de ellas. Su amante, el ex-comisario Barbosa, un tipo solitario, repudiado por todos y reconvertido en cantante de fados, ser√° el √ļnico interesado en investigar su muerte. Sus pesquisas nos ir√°n desgranando los diferentes personajes de la noche lisboeta. Una historia bien hilvanada con un final sorprendente. La Lisboa de estrechas callejuelas, miradores, patios se√Īoriales, fachadas con azulejos de llamativos tonos, pendientes por donde circulan unos achacosos tranv√≠as… son el decorado donde se desarrolla la trama de esta novela. Una ciudad que se erige en protagonista, cuya belleza reside en ese esp√≠ritu de decadencia que parece envolverla y que se mueve al son de una melod√≠a que redunda en el derrotismo: el fado.

La calle de los √°ngeles

La calle de los √°ngeles

Alguien est√° limpiando las zonas s√≥rdidas de Lisboa: viejas prostitutas, yonquis, mendigos y vagabundos est√°n siendo asesinados. La brasile√Īa Mariza es una de ellas. Su amante, el ex-comisario Barbosa, un tipo solitario, repudiado por todos y reconvertido en cantante de fados, ser√° el √ļnico interesado en investigar su muerte. Sus pesquisas nos ir√°n desgranando los diferentes personajes de la noche lisboeta. Una historia bien hilvanada con un final sorprendente. La Lisboa de estrechas callejuelas, miradores, patios se√Īoriales, fachadas con azulejos de llamativos tonos, pendientes por donde circulan unos achacosos tranv√≠as… son el decorado donde se desarrolla la trama de esta novela. Una ciudad que se erige en protagonista, cuya belleza reside en ese esp√≠ritu de decadencia que parece envolverla y que se mueve al son de una melod√≠a que redunda en el derrotismo: el fado.

Shahmar√°n

Shahmar√°n

Atrapada en una silla de ruedas, la madre de Kawa rememora desde su ruinosa casa otomana de Estambul la belleza nost√°lgica y las leyendas de los alrededores del monte Ararat. All√≠ quedaron sepultados su marido y dos de sus hijos, guerrilleros de la causa kurda. Entre tanto, Kawa se gana la vida eliminando gente por encargo. Es la √ļnica manera que ha encontrado para mantener a una madre anciana e impedida. Si no fuera por ella, ya habr√≠a emigrado a Alemania, siguiendo los pasos de los dos hermanos que le quedan: Xezal, la √ļnica hija de la familia y Bar√≥n, el mayor, que buscan la forma de sobrevivir, cada uno a su manera, en una sociedad te√Īida de xenofobia. Sin embargo, algo se tuerce tras el √ļltimo crimen de Kawa, lo que le provoca un profundo desasosiego. A partir de ese momento, los pilares de su mundo comenzar√°n a desmoronarse. Como es habitual en √©l, Jon Arretxe nos lleva a conocer otras culturas, otras ciudades, callejeando, mostr√°ndonos con realismo lo que no sale en las gu√≠as de viaje. En este caso, a trav√©s de una novela negra, deja al descubierto una faceta m√°s humana, y no exenta de cr√≠tica, de dos grandes urbes √≠ntimamente relacionadas, a pesar de sus diferencias: Estambul y Munich. Shahmar√°n es una historia de a√Īoranza por la patria robada, de lucha por la supervivencia, de ideales y desenga√Īos; es un viaje desde el honor hacia la ignominia.

La banda de Arruti

La banda de Arruti

En esta ocasi√≥n, el escritor viajero Jon Arretxe sit√ļa el desarrollo de esta novela en su localidad natal, Basauri. La tentativa de apropiaci√≥n de un hipot√©tico bot√≠n, resultado de un atraco con final un tanto confuso, da pie a una serie de acontecimientos que desembocan en un desenlace inesperado. Una trama repleta de intrigas, embrollos y mentiras secuenciados con un marcado car√°cter cinematogr√°fico, y que, sin embargo, culmina en una persecuci√≥n fuera de todos los esquemas a los que nos tiene acostumbrados el cine estadounidense.
Arruti, Urrutxurtu, Delgado y Ere√Īo son los personajes, amigos desde su paso por el instituto, que conforman esta singular banda. Una banda, la de Arruti, que aglutina a una serie de mendas pretendidamente malvados que no dejan de sorprender al lector por su estupidez e ingenuidad. Un grupo social que forma parte de ese submundo transgresor que tanto gusta y tan bien describe el autor.

Sue√Īos de T√°nger

Sue√Īos de T√°nger

Mientras las pateras esperan el momento de enfrentarse al mar, el √ļltimo ferry del d√≠a atraca en el puerto de T√°nger. Una figura destaca entre los pasajeros, un hombre que se dirige con paso resuelto hacia la antigua medina. Muestra la seguridad de quien sabe a d√≥nde va y cu√°l es su cometido, al contrario que esa legi√≥n de almas vagabundas errantes por los laberintos de la ciudad vieja, cuyos sue√Īos chocaron un d√≠a contra los duros adoquines de las callejuelas de T√°nger. Sus vidas quedaron all√≠, atrapadas sin salida, pero algunos sobreviven gracias a un √ļltimo h√°lito de esperanza. Como el joven Moussa, que dej√≥ a los suyos en Mali y no se resigna a ver abortada la √ļltima etapa de su viaje hacia la tierra prometida. Y F√°tima, d√≠a a d√≠a luchando por la supervivencia despu√©s de que, repudiada por su familia, se viera obligada a salir del Rif junto a su hija enferma. Los destinos de F√°tima, Moussa y el reci√©n llegado se cruzar√°n en la medina de T√°nger, donde la muerte acecha entre oscuros recovecos.

19 c√°maras

19 c√°maras

Diecinueve cámaras controlan el devenir de los habitantes del bilbaíno barrio de San Francisco, escenario donde transcurre la acción de esta novela. Calles que fueron ocupadas en su día por mineros y estibadores, que asistieron a la aparición del ideario republicano y que fueron un espacio de libertad y de diversión para varias generaciones. El cierre de muchos de los locales, la aparición de la heroína y la llegada masiva de la emigración trastocaron la atmósfera que se respiraba.
Y en este paisaje nos encontramos a Touré, un africano en situación irregular que ofrece sus servicios como vidente. Empujado por su instinto de supervivencia, se convertirá en improvisado detective y el destino le llevará a relacionarse con lo más mísero y, sorprendentemente, con lo más selecto de la sociedad bilbaína, dando pie a una secuencia de peripecias hilarantes en contraste con una dura realidad.

612 euros

612 euros

612 euros, renta de garantía de ingresos de la que dependen tantas familias, es el título de la segunda entrega de la saga del detective Touré. Respetado por sus compatriotas, vigilado por la policía y deseado por las mujeres blancas, el desplazado Touré sobrevive realizando trabajos de lo más variopintos. En esta ocasión, tras recibir la visita de un supuesto familiar, se verá envuelto en una serie de absurdas vicisitudes donde, para franquearlas, tendrá que poner a prueba todo su ingenio detectivesco.
El autor y trotamundos, Jon Arretxe, realiza aquí un periplo al interior de ese submundo que engloba a los sin papeles y que permanece oculto en nuestro universo de blancos, para contarnos la cruda realidad de quiénes son y cómo viven sus moradores.
Una novela escrita con un lenguaje divertido y un ritmo trepidante, donde los golpes de efecto se encadenan uno tras otro atrapando al lector hasta su conclusión.

Sombras de la nada

Sombras de la nada

Tras varios a√Īos de supervivencia en Bilbao, Tour√© recibe la llamada de su hija Sira en la que le anuncia su inminente llegada a Hendaya para pasar unos d√≠as junto a √©l. Con √°nimo de sortear las dificultades inherentes a la falta de papeles, Tour√© env√≠a a su amante Sa Ken√© a recogerla, pero Sira no aparece a la hora convenida.
En esta tercera entrega de las aventuras del ‚Äúdetective-vidente‚ÄĚ Tour√©, Arretxe da un giro de tuerca y nos narra la cruda realidad del periplo al que se ven forzados los emigrantes subsaharianos. Ya no hay sonrisas, no hay situaciones hilarantes, no hay pesquisas absurdas. La larga traves√≠a de los desplazados hasta las puertas del Ed√©n, la intervenci√≥n de las mafias, las violaciones de derechos humanos‚Ķ relegan la iron√≠a y el humor a un segundo plano. Una historia veros√≠mil, donde no falta la intriga, que obliga al protagonista a enfrentarse a enemigos m√°s poderosos, acompa√Īado siempre por los pocos, pero incondicionales, compa√Īeros de la Peque√Īa √Āfrica de San Francisco.
Una vez m√°s, Arretxe se sirve de la narrativa polic√≠aca como herramienta √ļtil para dar a conocer las diferencias sociales y la xenofobia existentes en nuestro mundo injusto.

Juegos de cloaca

Juegos de cloaca

Tour√© toca fondo, nada le motiva para seguir vivo. El dolor le ciega y su deseo de venganza le arrastra a cometer acciones por las que acabar√° siendo deportado. Lo que √©l no se imagina es el destino que le espera en su √Āfrica originaria. All√≠ se reencontrar√° a s√≠ mismo en una cultura y una sociedad en las que a√ļn se reconoce, a pesar de que ya no es el mismo hombre que un d√≠a sali√≥ en busca de un futuro mejor. La hospitalidad africana se encarna en personajes como Alou, Aisha o Yakouba. Ellos acompa√Īar√°n al burkin√©s en esta nueva etapa en la que el leitmotiv seguir√° siendo el instinto de supervivencia, especialmente ante la gran amenaza que se cierne sobre el protagonista, quien se ver√° obligado a emprender una hu√≠da fren√©tica.
El periplo obligado de Tour√© es la coartada perfecta para que Jon Arretxe nos hable de esa tierra que admira, √Āfrica. El detalle con que cuenta el d√≠a a d√≠a de sus habitantes, de sus tradiciones, nos hace sentirla, olerla, amarla.

Piel de topo

Piel de topo

La Peque√Īa √Āfrica de San Francisco vuelve a ser el escenario de las andanzas de nuestro detective-vidente. De vuelta a Bilbao, Tour√© recuperar√° sus relaciones anteriores (Sa Ken√©, Osm√°n, Aliou, Xihab) con la finalidad de recomponer su maltrecha existencia. Una dura realidad, la de los sin papeles en el Para√≠so so√Īado, que obliga a una vida clandestina en un m√≠sero y asfixiante escenario controlado por las autoridades. No hay posibilidad de escape, a la xenofobia y a la escasez de medios para asegurar su sustento se suma la coacci√≥n, la exigencia a colaborar con el adversario, la polic√≠a, delatando a sus cercanos, a aquellos que se encuentran en su misma situaci√≥n. Tour√© y sus compa√Īeros tratar√°n por todos los medios de liberarse de esta red de chantaje y extorsi√≥n en la que est√°n atrapados. La descripci√≥n detallada del submundo de la emigraci√≥n, del mon√≥tono d√≠a a d√≠a de los ‚Äúinexistentes‚ÄĚ, de su realidad, es en lo que Arretxe persevera con un lenguaje din√°mico y descarnado.