Los que duermen

Los que duermen

Una recóndita ciénaga de Germania, donde los cuerpos de cientos de prisioneros sacrificados a los dioses emergen a la superficie siglos más tarde, devolviendo al presente el enigma de su existencia. Un reino remoto donde los mercaderes comercian con palabras. Un Aquiles cobarde que abandona Troya para disfrutar la vida que los dioses no quieren dejarle vivir. Un simulacro de campo de concentración construido por Hitler para burlar las inspecciones de la Cruz Roja Internacional. Una comunidad de robots abandonada que sigue anhelando el regreso de sus creadores.

Quince relatos que forman una constelaci√≥n sorprendente, en las orillas del tiempo: profec√≠as y destinos subvertidos, ficciones tan fabuladas que igualan en valor a la verdad, paradojas de la historia. Una extraordinaria colecci√≥n de relatos que nos transportan a mundos exactos y distantes y que sin embargo conectan entre s√≠, oscilando entre el presente, el pasado y el futuro ¬Ėcategor√≠as que bien podr√≠an ser equ√≠vocas¬Ė. ‘Los que duermen’, libro fundacional de la obra ya imprescindible de Juan G√≥mez B√°rcena que recuperamos ahora en Sexto Piso, lo revela como un autor de un genio narrativo preciso, contundente y asombroso

Ni siquiera los muertos

Ni siquiera los muertos

La conquista de M√©xico ha terminado, y Juan de To√Īanes es uno de tantos soldados sin gloria que vagan como mendigos por la tierra que contribuyeron a someter. Cuando recibe una √ļltima misi√≥n, dar caza a un indio renegado a quien apodan el Padre y que predica una peligrosa herej√≠a, comprende que puede ser su √ļltima oportunidad para labrarse el porvenir con el que siempre so√Ī√≥. Pero a medida que se interna en las tierras inexploradas del norte siguiendo el rastro del Padre, descubrir√° las huellas de un hombre que parece no s√≥lo un hombre, sino un profeta destinado a transformar su tiempo y aun los tiempos venideros.

Ni siquiera los muertos es la historia de una persecuci√≥n que trasciende los territorios y los siglos; un camino que se dirige hacia el norte, siempre hacia el norte, es decir, siempre hacia el futuro, en un viaje alucinado desde la Nueva Espa√Īa del siglo XVI hasta el muro de Trump de nuestros d√≠as. Por √©l discurren antiguos conquistadores a caballo y migrantes que cabalgan los techos de la Bestia, indios sublevados y campesinos que aguardan con paciencia un mundo mejor, revolucionarios mexicanos que toman sus fusiles y mujeres asesinadas en el desierto de Ciudad Ju√°rez. Todos ellos comparten un mismo paisaje y una misma esperanza: la llegada del Padre que habr√° de traer justicia a los oprimidos.

En su nueva novela, Gómez Bárcena toma la realidad mexicana como pretexto para asomarse a la historia universal, en una lectura crítica que cuestiona la fe en el progreso y pone de relieve las promesas incumplidas del capitalismo. Con ecos de autores tan dispares como Joseph Conrad, Alejo Carpentier o David Mitchell, Ni siquiera los muertos es el viaje de dos hombres sin hogar que avanzan porque ya no pueden retroceder, y es también una reivindicación de justicia para los perdedores de la Historia.