El vapor de ruedas Isabel II

El vapor de ruedas Isabel II

En este volumen Luis Delgado afronta una de las transiciones definitivas en la historia de la navegaci√≥n: el paso de la vela al vapor. Tan dr√°stico cambio trajo consigo un sinf√≠n de variaciones de todo tipo, tanto en la composici√≥n de la fuerza naval en todas las Marinas del mundo, como en las necesidades de construcci√≥n naval, mantenimiento y t√°cticas a emplear. M√°s en concreto, en estas p√°ginas podemos comprobar los avatares sufridos en el momento que la Real Armada decide adquirir el primer buque de vapor, acuciado por las necesidades que se imponen en el escenario mar√≠timo de la Primera Guerra Carlista, cuando se presenta como misi√≥n fundamental bloquear las costas espa√Īolas al tr√°fico de armamento necesario para las fuerzas del Infante don Carlos. En el aspecto puramente novelesco, la familia Le√Īanza deber√° enfrentarse al mayor peligro sufrido en cien a√Īos, una situaci√≥n capaz de desmoronar todo lo conseguido por cuatro generaciones. Viejas historias que salen a la luz de la forma m√°s inesperada, comprometida y arriesgada.

La galera ¬ęSanta B√°rbara¬Ľ

La galera ¬ęSanta B√°rbara¬Ľ

Mediado el siglo XVIII espa√Īol, Francisco Le√Īanza, un joven sano y fuerte de tierra adentro, lleno de sue√Īos de aventuras y deseando comerse el mundo, muy natural a su edad, ans√≠a lanzarse a la mar, que no ha visto nunca y que s√≥lo conoce por lo que su abuelo Clemente, marino, ha contado a la familia. Y ya se sabe que cuando uno tiene dieciocho a√Īos y se le pone algo entre ceja y ceja, lo acaba por llevar adelante. As√≠ pues, Paco Le√Īanza sale en busca del mar, abandona su pueblito natal castellano y comienza sus aventuras, que m√°s hay que calificar de desventuras, porque antes de llegar al mar, le ocurren toda una serie de desgracias, dada su ingenuidad e inexperiencia del mundo, y su desconocimiento de la maldad humana. Este primer volumen de la serie, Luis Delgado aborda la vida que se sufr√≠a en las galeras de la Real Armada en la segunda mitad del siglo XVIII y presenta al primer Le√Īanza, padre del que ser√° protagonista de muchos de las aventuras de la saga.

El vapor de guerra Blasco de Garay

El vapor de guerra Blasco de Garay

En este nuevo volumen de su colecci√≥n de novela hist√≥rica naval, Una Saga Marinera Espa√Īola, Luis Delgado aborda interesantes y poco conocidos episodios hist√≥ricos que tuvieron lugar en la median√≠a del siglo XIX. Por una parte, se mantienen las aspiraciones carlistas y el nuevo pretendiente, conde de Montemol√≠n, hijo de don Carlos Mar√≠a Isidro, decide reclamar sus derechos y ensangrentar una vez m√°s las tierras de Espa√Īa. Durante esta campa√Īa de actividad guerrera, se producen escasas acciones de mar para los buques de la Armada, enfocadas hacia las costas catalanas. Sin embargo, comienzan a tener lugar diversos avatares hist√≥ricos, en los que se requiere la presencia de nuestras unidades navales. El primero de ellos, que se contempla por completo en esta obra, aparece cuando el Papa debe abandonar Roma para refugiarse en Gaeta, ante la amenaza de las fuerzas de Garibaldi. Tras muchas vacilaciones, el Gobierno espa√Īol decide enviar un ej√©rcito hacia Italia para ayudar al Santo Padre a recuperar la Santa Sede y los Estados Pontificios. Una escuadra de la Armada, con las unidades principales de que dispone, efect√ļa el traslado y protecci√≥n de nuestros soldados desde Barcelona a Gaeta y Terracina.

En el aspecto puramente novelesco, aparecen situaciones dram√°ticas entre los miembros de la cuarta generaci√≥n de la familia Le√Īanza, que ya dominan el escenario de esta colecci√≥n. Como tantas veces ha sucedido en Espa√Īa, las familias quedan divididas por encontrados sentimientos en los momentos m√°s duros de las guerras civiles y fraticidas que asolaron nuestra tierra de forma repetida.

El nav√≠o ¬ęTriunfante¬Ľ

El nav√≠o ¬ęTriunfante¬Ľ

El libro narra los luctuosos sucesos de la conocida como Guerra de la Convenci√≥n. La Francia revolucionaria, plena de ardor republicano, guerrea contra todo el mundo mon√°rquico. Gravina, Ricardos, Aranda, Vald√©s, nombres de importancia en la historia espa√Īola del momento, presiden los hechos que se desarrollan en esta novela sobre las nuevas aventuras de Le√Īanza.

El nav√≠o ¬ęSant√≠sima Trinidad¬Ľ

El nav√≠o ¬ęSant√≠sima Trinidad¬Ľ

El libro narra los luctuosos sucesos de la conocida como Guerra de la Convenci√≥n. La Francia revolucionaria, plena de ardor republicano, guerrea contra todo el mundo mon√°rquico. Gravina, Ricardos, Aranda, Vald√©s, nombres de importancia en la historia espa√Īola del momento, presiden los hechos que se desarrollan en esta novela sobre las nuevas aventuras de Le√Īanza.

El bergantín Penélope

El bergantín Penélope

Con el anterior volumen, El nav√≠o ¬ęPr√≠ncipe de Asturias¬Ľ, ha cerrado el autor el c√≠rculo de los momentos m√°s negros de la Real Armada. Asistimos a los combates de Finisterre y Trafalgar. Aunque despu√©s del luctuoso combate todav√≠a disponemos de buques suficientes para formar una poderosa escuadra, as√≠ como, arsenales para mantenerlos y fabricar nuevas unidades, la Armada se difumin√≥ como por encanto durante algunos a√Īos, como cuerpo sin alma perdido en sus propias desaventuras. Sin embargo, bloqueados a muerte por los brit√°nicos y con extremas necesidades que no se pod√≠an acometer, nuestros hombres de mar demostraron ser capaces de afrontar cualquier situaci√≥n limite con valor y arrojo elevado hasta los cielos. Este volumen, que refiere ya aventuras de Santiago, hijo de Francisco Le√Īanza y tercer ¬ęGigante¬Ľ de la saga, es buena prueba de ello: un relato que podr√° entrar en la epopeya popular aunque despu√©s de todo, no sea m√°s que uno tan s√≥lo de los muchos desconocidos con que la Real Armada escribi√≥ p√°ginas de gloria.

La fragata ¬ęSirena¬Ľ

La fragata ¬ęSirena¬Ľ

Francisco Le√Īanza retorna de las Am√©ricas, y se recupera en su residencia murciana de los estragos sufridos en su √ļltima y accidentada misi√≥n. Esta vez es el Mediterr√°neo, en plena Revoluci√≥n Francesa, el centro de la acci√≥n. Enfrentada la Convenci√≥n a toda Europa, se crea una inesperada alianza hispano-brit√°nica en apoyo de los realistas franceses sitiados en la ciudad portuaria de Tol√≥n, punto neur√°lgico de la marina gala en el Mediterr√°neo. Le√Īanza embarca en la fragata Santa Casilda como segundo comandante rumbo a Cerde√Īa. Tras los combates de Tol√≥n marinar√° la fragata francesa apresada, Hel√®ne, que toma el nombre de Sirena para servir a nuestra Armada.

La fragata Princesa

La fragata Princesa

En este quinto volumen de su serie de novela hist√≥rica, Luis Delgado fuerza un cambio brusco en el escenario geogr√°fico para trasladar al lector hacia las Indias. Su protagonista principal, el ya teniente de fragata Francisco Le√Īanza, es destinado al Apostadero de San Blas, en la costa mejicana occidental de nuestros d√≠as. El foco hist√≥rico elegido por el autor para esta nueva entrega es el de las expediciones mar√≠timas en el noroeste americano, donde los marinos espa√Īoles cierran el c√≠rculo descubridor del nuevo continente por las costas actuales de los Estados Unidos, Canad√° y Alaska.
Le√Īanza toma el mando de la expedici√≥n naval que, desde San Blas, se dirige hacia las islas Nutka para posesionar y fortificar en nombre de Espa√Īa, embarcado en la fragata Princesa. Y es all√≠ donde surge el importante conflicto con los buques e intereses brit√°nicos, que llevan las relaciones entre ambas naciones hasta un punto cercano al rompimiento de hostilidades, reci√©n inaugurado el reinado de Carlos IV.
Luis Delgado maneja con su habitual maestría los hilos de la rigurosa narración histórica y los avatares novelescos de sus personajes, para entregarnos una obra en la que priman las situaciones comprometidas, espectaculares y desconocidas de nuestra rica y extensa Historia Naval, que obligarán a su continua y apasionada lectura desde las primeras páginas.

El jabeque Murciano

El jabeque Murciano

La cuarta obra de la colecci√≥n de novela hist√≥rica de Luis Delgado Ba√Ī√≥n se centra en la exaltaci√≥n del jabeque, uno de los buques de la Armada con m√°s intensa, arriesgada y meritoria labor en el Mediterr√°neo. El alf√©rez de nav√≠o Le√Īanza, ¬ęGigante¬Ľ, tras recuperarse de las heridas sufridas en la flotante San Crist√≥bal, embarca en las jornadas llevadas a cabo contra la Regencia argelina, cuyas embarcaciones corsarias continuaban sembrando el p√°nico por nuestras costas levantinas y baleares en el √ļltimo cuarto del siglo XVIII.

La flotante San Cristóbal

La flotante San Cristóbal

La Flotante San Crist√≥bal. El gran sitio de Gibraltar. Este tercer volumen de la serie narra las aventuras de nuestro querido personaje, Gigante, revestido en el empleo de alf√©rez de fragata a las √≥rdenes del jefe de escuadra Antonio Barcel√≥. Todo parece sonreir a nuestro hombre en la vida, tanto en su carrera como oficial de la Armada, donde ha ganado merecida fama, como en sus amores con la idolatrada Cristina, de cuyo padre ha conseguido consentimiento para un firme compromiso. Pero el horizonte es cambiante en la vida, como la misma mar. El alf√©rez de fragata Le√Īanza consigue embarcar en la flotante San Crist√≥bal, bajo el mando del capit√°n de fragata Federico Gravina, una de las unidades que intentaron reconquistar la plaza gibraltare√Īa para las armas de Espa√Īa. A partir del fat√≠dico 13 de septiembre de 1782, cuando en la bah√≠a algecire√Īa se pudo observar uno de los combates artilleros que han pasado a la historia, cambia la suerte de nuestro h√©roe.

La ca√Īonera 23

La ca√Īonera 23

En este volumen, segundo de la serie, el hijo de Francisco Le√Īanza, tambi√©n apodado en su hogar como Gigante por sus recias hechuras y fornida musculatura, siente el mismo gusanillo de la aventura marinera sufrido por su progenitor a temprana edad. El padre consiente en sus deseos, prepara un plan adecuado para que su querido v√°stago no llegue a sufrir las penalidades por √©l mismo padecidas. De esta forma, sorteando a generoso precio los vericuetos legales en la Corte, consigue que su hijo siente plaza en la Real Compa√Ī√≠a de Guardiamarinas, tras presentar el necesario expediente de limpieza de sangre tan impecable como falso, unos manejos que se produc√≠an con frecuencia en aquellos a√Īos para los que aportaban suficiente fortuna. Gracias a los sabios manejos del padre, nuestro protagonista se convierte, como por encanto, en el guardiamarina don Francisco de As√≠s Jer√≥nimo Pascual de Le√Īanza y Mart√≠nez de los Cobos. Aqu√≠ se narran las peripecias del guardiamarina el Colegio Naval de Cartagena, los primeros contactos con la mar, su heroica actuaci√≥n formando parte de las ca√Īoneras del general Barcel√≥ en el Gran Sitio de Gibraltar, as√≠ como los novelescos avatares que se suceden a continuaci√≥n en compa√Ī√≠a de su inseparable compa√Īero, Pecas, m√°s propios de epopeya popular. Como necesario aderezo, aparecen los vaivenes sufridos en su primer amor, con Cristina, hermana del gran amigo.

El navío Principe de Asturias

El navío Principe de Asturias

Siempre es triste abordar los per√≠odos de decadencia de nuestra Historia. En lo que respecta a la particular de la llamada Real Armada, llegamos al momento m√°s sombr√≠o. Pero siempre se resurge de las cenizas. Sin embargo, aunque la Armada continu√≥ con las misiones encomendadas a lo largo de los dos siglos siguientes, en este nuevo volumen, el autor abordar√° lo que supuso el broche sangriento y final a nuestra presencia en grandes combates de escuadra. Dentro del plan estrat√©gico ideado por Napole√≥n, con plena sumisi√≥n espa√Īola, navegaremos con los personajes por aguas antillanas, para asistir despu√©s a los combate de Finisterre y, por fin rematar la historia en aguas de Trafalgar con dolor, sangre y tristeza amadrinados en una sola driza. Y aunque despu√©s del combate todav√≠a dispon√≠amos de buques suficientes y arsenales para fabricarlos y mantenerlos, la Armada se difumin√≥ como por encanto. En realidad, se trataba ya de un cuerpo sin alma. Siguiendo la l√≠nea marcada desde un principio, a esos retazos importantes de nuestro acontecer naval a lo largo de aquellos a√Īos, el autor incorpora los necesarios hechos novelescos de los personajes, que ofrecen el condimento imprescindible en toda obra, para hacerla amena y atractiva al lector. Los hechos hist√≥ricos narrados, as√≠ como los escenarios, cargos, empleos, destinos, vicisitudes personales, especificaciones de unidades a flote o en tierra, as√≠ como las situaciones sufridas, se ajustan en un cien por cien a la realidad hist√≥rica, de acuerdo a los fondos consultados.

La fragata ¬ęProserpina¬Ľ

La fragata ¬ęProserpina¬Ľ

En el decimocuarto volumen de su colecci√≥n de novela hist√≥rica naval, Una Saga Marinera Espa√Īola, Luis Delgado fuerza un cambio brusco en el escenario geogr√°fico. Corre el a√Īo 1812 mientras contin√ļa la guerra contra los franceses en Espa√Īa. Pero ya los buques de la Armada no pueden transportar caudales y recursos de las Indias con los que mantener la guerra, sino enviar hacia Am√©rica fuerzas para apaciguar los movimientos secesionistas de nuestras provincias americanas. El capit√°n de nav√≠o Le√Īanza, al mando de la fragata Proserpina, parte desde C√°diz hacia el R√≠o de la Plata con refuerzos de tropas y armamentos en apoyo de las unidades basadas en el apostadero de Montevideo. La fragata sufrir√° todo tipo de situaciones l√≠mite que un buque puede atravesar sobre las aguas; abordajes, temporales, amotinamientos, combates en la mar y por desconocidos r√≠os. Algunas de dichas acciones, dif√≠ciles de creer como ciertas y desconocidas para todo espa√Īol, merecer√≠an ser dignas de especial reconocimiento.

El nav√≠o ¬ęAsia¬Ľ

El nav√≠o ¬ęAsia¬Ľ

En Espa√Īa se viven los √ļltimos momentos de la Guerra de la Independencia. Se encuentra pr√≥ximo el deseado regreso de Fernando VII. Pero no acaban los problemas nacionales, porque se recrudecen los movimientos independentistas en nuestras provincias americanas. La Real Armada, ca√≠da a m√≠nimos en sus fuerzas de mar y con escasos hombres disponibles, debe afrontar una labor ingente. Es necesario transportar tropas y pertrechos a los escenarios amenazados, separados entre s√≠ por miles de millas. Pero tambi√©n afrontar situaciones de combate contra rebeldes o corsarios, con sus dotaciones rebajadas de forma notable. Nuestro personaje, el brigadier Santiago Le√Īanza, recibe la meta anhelada por todo oficial de guerra: el mando de un nav√≠o. A bordo del Asia deber√° llevar a cabo operaciones de apoyo a las fuerzas del Ej√©rcito por toda la costa del seno mexicano. Con dotaciones al m√≠nimo y penuria en sus aparejos, sufrir√° todo tipo de situaciones de mar y guerra, algunas de extrema dificultad en las que se jugar√° la posibilidad de perder su buque. Tambi√©n en su vida familiar debe padecer situaciones de m√°ximo rigor, con terribles decisiones a tomar.

El queche ¬ęHiena¬Ľ

El queche ¬ęHiena¬Ľ

En el decimosexto volumen de su colecci√≥n de novela hist√≥rica naval, Una Saga Marinera Espa√Īola, Luis Delgado narra los a√Īos de 1812 a 1814, momentos cruciales para la presencia espa√Īola en el maravilloso escenario del R√≠o de la Plata. Por primera vez en la colecci√≥n de novela hist√≥rica naval no es un Le√Īanza el protagonista de la obra. En este volumen, el capit√°n de fragata Adalberto Pignatti, cu√Īado de Santiago Le√Īanza, es el encargado de narrarnos sus venturas y desventuras como comandante del queche Hiena en el R√≠o de la Plata. Nuestro personaje deber√° afrontar situaciones de alto riesgo. Unos luchan por su independencia, otros por mantener la legalidad hisp√°nica en las Indias. Pero no s√≥lo en la mar se producen importantes sucesos. Beto tambi√©n deber√° encarar situaciones personales en tierra, que pueden repercutir en su propia vida y en los acontecimientos b√©licos que se suceden a su alrededor.

La fragata ¬ęAndorinha¬Ľ

La fragata ¬ęAndorinha¬Ľ

En este episodio Francisco de Le√Īanza, reci√©n ascendido a Brigadier y tras vivir tr√°gicos sucesos familiares, navega en su fragata Proserpina hacia las aguas de Mozambique para inquirir por el destino de la fragata privada portuguesa Andorinha, que hab√≠a partido hac√≠a m√°s de un a√Īo desde Acapulco transportando un tesoro camino de C√°diz por las aguas del Pac√≠fico y el √ćndico. La navegaci√≥n por unas aguas nada frecuentes entre los barcos de la Real Armada y la perspectiva de nuevas vivencias en la b√ļsqueda de la Andorinha garantizar√°n estimulantes aventuras para la tripulaci√≥n de la Proserpina.

El ca√Īonero ¬ęEstrago¬Ľ

El ca√Īonero ¬ęEstrago¬Ľ

Luis Delgado contin√ļa con su colecci√≥n de novela hist√≥rica naval Una Saga Marinera Espa√Īola. En este nuevo volumen, decimotercero de la serie, el capit√°n de nav√≠o Santiago Le√Īanza permanece al mando de la corbeta Mosca, antes de ser nombrado como jefe de la flotilla de ca√Īoneros, integrada en las fuerzas navales que han de apoyar la expedici√≥n c√°ntabra ordenada por el Consejo Supremo de Regencia. Bajo el mando del mariscal de campo Mariano Renovales y el capit√°n de nav√≠o Joaqu√≠n Zarauz, buques espa√Īoles y brit√°nicos colaboran en las acciones sobre Gij√≥n y el intento de tomar a los franceses la plaza de Santo√Īa. Es un ejemplo m√°s de las numerosas maniobras de apoyo prestadas por la Armada a las operaciones del Ej√©rcito durante la Guerra de la Independencia por diferentes escenarios de la costa peninsular. A bordo del ca√Īonero Estrago, nuestro protagonista vivir√° duros episodios de mar y guerra dignos de epopeya popular.

El falucho ¬ęColombo¬Ľ

El falucho ¬ęColombo¬Ľ

En este volumen, Luis Delgado se adentra en los proleg√≥menos de la Guerra de la Independencia, esa alargada contienda contra los franceses de la que su aspecto naval es muy desconocido. Una vez fracasado el Consejo del Almirantazgo y con Espa√Īa invadida por tropas imperiales, corre el mes de junio de 1808 cuando la Real Armada inaugura las hostilidades entre el gobierno espa√Īol libre, basado en Juntas de Defensa, y Francia. Se considera un objetivo de vital importancia atacar y rendir la escuadra francesa que, bajo el mando del almirante Rosily, se encuentra fondeada en la bah√≠a de C√°diz. Nuestro personaje el teniente de nav√≠o Santiago Le√Īanza, tercer miembro de la saga, tras sufrir azarosas experiencias de mar y tierra, es designado para mandar el peque√Īo falucho Colombo, encuadrado en una de las divisiones que han de atacar al ca√Ī√≥n a los poderosos nav√≠os franceses.

La corbeta ¬ęMosca¬Ľ

La corbeta ¬ęMosca¬Ľ

En este libro, Luis Delgado acomete el desconocido pero decisivo papel jugado por los hombres de la Real Armada durante la Guerra de la Independencia. El capit√°n de fragata Santiago Le√Īanza, tercer miembro de la saga, contin√ļa como ayudante del general Esca√Īo, ministro de Marina de la Junta Central y posteriormente miembro del Consejo Supremo de Regencia. Se viven los decisivos momentos de la defensa de C√°diz, una gesta de tremenda importancia para el futuro de la guerra. Nuestro personaje recibe el mando de la corbeta Mosca, que parte de comisi√≥n a las islas Azores integrada en una divisi√≥n brit√°nica. Aunque la oposici√≥n naval francesa es escasa, en aquellas aguas sufre duras situaciones de mar y guerra que se rematar√°n en sangriento combate contra una fragata enemiga.

El bergant√≠n ¬ęPotrillo¬Ľ

El bergant√≠n ¬ęPotrillo¬Ľ

En este volumen decimoctavo de la colecci√≥n de novela hist√≥rica naval, ‚ÄúUna Saga Marinera Espa√Īola‚ÄĚ, nuestro protagonista, el brigadier de la Armada Santiago Le√Īanza, regresa con cierta urgencia a Indias a bordo de la fragata Venganza por motivos sentimentales y pol√≠ticos. Aunque se enturbian sus primeros objetivos, en La Habana recibe con inesperada y gozosa sorpresa el mando de una divisi√≥n naval. Con su insignia izada sucesivamente a bordo de la fragata Mar√≠a Cecilia y del bergant√≠n Potrillo, deber√° acometer una comisi√≥n en la que ha de recorrer las aguas de los mares del Norte y del Sur. Su objetivo principal es el de transportar tropas y colaborar con las misiones del Ej√©rcito, tanto en aguas de Tierra Firme, como alargar su navegaci√≥n hasta la capital del virreinato del Per√ļ. Miles de millas con accidentes de elevado riesgo, como el afamado cabo de Hornos y sus turbulentas condiciones de mar. Pero no ha de quedar ah√≠ su trabajo, que se extender√° todav√≠a m√°s all√°, hasta alcanzar las aguas del departamento mar√≠timo de San Blas, en las costas de Nueva Espa√Īa. Le√Īanza ser√° puesto a prueba con duras situaciones de mar y guerra, sin olvidar sus propios problemas personales.

La fragata ¬ęLigera¬Ľ

La fragata ¬ęLigera¬Ľ

En este volumen vig√©simo de su colecci√≥n de novela hist√≥rica naval, Una Saga Marinera Espa√Īola, Luis Delgado aborda el que fue llamado como Trienio Constitucional, desde el alzamiento del teniente coronel Rafael del Riego en 1820, hasta la rendici√≥n de los liberales frente a los Cien Mil Hijos de San Luis en 1823. En su conjunto, un turbulento periodo de nuestra historia, una fallida transici√≥n pol√≠tica con muy negativos efectos en la vida nacional y, de forma particular, en la Real Armada y algunos de sus m√°s distinguidos oficiales. En el apartado puramente naval, se exponen con detalle las extraordinarias acciones llevadas a cabo por el capit√°n de fragata √Āngel Laborde al mando de la fragata Ligera por aguas de Tierra Firme e islas antillanas. Al mando del apostadero de Puerto Cabello y de una pobre divisi√≥n naval, deber√° apoyar las acciones del Ej√©rcito en las costas venezolanas y hacer frente a las fuerzas secesionistas cuyo poder naval aumenta d√≠a a d√≠a. Al tiempo que el jefe de escuadra Santiago Le√Īanza protagoniza las acciones que tienen lugar para defender C√°diz contra las fuerzas francesas, su hijo Francisco, cuarta generaci√≥n de la familia en la mar, embarca en la Ligera como alf√©rez de fragata, donde deber√° afrontar duros episodios de mar y guerra.

El nav√≠o ¬ęAlejandro I¬Ľ

El nav√≠o ¬ęAlejandro I¬Ľ

En este volumen decimonoveno de su colecci√≥n de novela hist√≥rica naval, ‘Una Saga Marinera Espa√Īola’, Luis Delgado aborda el escandaloso asunto de la escuadra rusa adquirida por Fernando VII al Zar Alejandro I, una verg√ľenza nacional de tan elevada escala, que resulta ardua y espinosa de creer. Porque dif√≠cilmente se encontrar√° en la historia de la administraci√≥n espa√Īola un negocio tan deshonesto y que merezca parecidas censuras y reproches. Nuestro protagonista, el jefe de escuadra Santiago de Le√Īanza, es escogido por el ministro de Marina, don Jos√© V√°zquez de Figueroa, como asesor en la importante misi√≥n de adquirir buques en arsenales extranjeros Se trata de una empresa de capital importancia, no solamente para cubrir el precario cupo de unidades en servicio de la Real Armada, sino para abordar la misi√≥n de transporte de un poderoso ej√©rcito de 30.000 hombres hacia el R√≠o de la Plata, con el que aplacar de forma definitiva los movimientos independentistas americanos. Mientras Santiago de Le√Īanza debe encarar los rigores profesionales y pol√≠ticos asociados a tan delicada empresa, su hijo Francisco, cuarta generaci√≥n de la familia que entra a formar parte de la Armada, embarca en el nav√≠o Alejandro I, uno de los buques rusos adquiridos, con destino a las aguas del mar del Sur. El joven guardiamarina sufrir√° las duras condiciones de vida en la mar, a bordo de tan deficiente unidad.

La goleta ¬ęProvidencia¬Ľ

La goleta ¬ęProvidencia¬Ľ

Una cruz de extraordinario valor y una antigua talla de Nuestra Se√Īora del Rosario se conservan todav√≠a en un abandonado monasterio dominico, cercano a la ciudad californiana de Monterey, cuando en el a√Īo 1824 la joven Rep√ļblica mexicana camina con pasos inciertos. La Cruz de la Conquista, pieza de extraordinario valor patrimonial que hunde sus ra√≠ces en los a√Īos de Hern√°n Cort√©s, fabricada en oro macizo y cubierta con gemas de incomparable valor, llama la personal atenci√≥n de Fernando VII.
El Monarca ordena al ministro de Marina con la necesaria reserva, que alg√ļn buque de la Real Armada intente su recuperaci√≥n de forma encubierta. El alf√©rez de nav√≠o Francisco de Le√Īanza es enviado con la especial y secreta informaci√≥n a La Habana donde se organiza la expedici√≥n que debe recuperar las valiosas piezas para el Tesoro espa√Īol.