La muerte llega a Pemberley

La muerte llega a Pemberley

Pemberley, año 1803. Han pasado seis años desde que el tortuoso romance entre Elizabeth y Darcy nos hizo reir, llorar y emocionarnos con un final feliz como el de los cuentos de hadas. Pero, en la víspera de un baile, tan emocionante como el de Orgullo y prejuicio, algo se tuerce. Un carruaje sale a toda prisa, con Lydia, la hermana de Elizabeth, y su lamentable marido Wickham, que ha sido expulsado, como siempre de los dominios de Darcy. Sin embargo, Lydia regresará conmocionada y anunciando a voz en grito que su marido ha sido asesinado. De repente, Pemberley se zambulle en un escalofriante misterio; y nosotros también.

Muertes poco naturales

Muertes poco naturales

Todo lo que Dalgliesh necesitaba era unas tranquilas vacaciones junto al mar. Largos paseos, una taza de té al calor de la chimenea y, lo mejor de todo, nada de cadáveres ni pesquisas criminales. El hallazgo del cuerpo mutilado del escritor Maurice Seton echará por la borda todos los sueños del emblemático detective poeta creado por P.D. James y lo llevará, de incógnita en incógnita, a intentar resolver un nuevo caso.

No apto para mujeres

No apto para mujeres

La primera de las muertes que ocurren en este libro es sin duda un suicidio: Bernie Pryde se dispara un tiro y deja a su joven socia Cordelia Gray como propietaria única de una agencia de detectives privados. También le deja una misión llena de riesgos: reabrir la investigación sobre la muerte -supuesto suicidio- de un estudiante de Cambridge, Mark Callender. Cordelia ingresa así en el ámbito de Cambridge: estudiantes que llevan vidas donde se mezclan el refinamiento y el exotismo de las costumbres y las pasiones más violentas.

Hijos de hombres

Hijos de hombres

Año 2021: hace un cuarto de siglo que no nacen niños en la Tierra. La generación final de jóvenes es excepcionalmente bella, pero también excepcionalmente violenta y cruel. Los que han alcanzado la madurez tratan de mantener la cordura y la normalidad bajo el dominio absoluto de Xan Lyppiatt, el carismático dictador y Custodio de Inglaterra. Theo Faron es un historiador de Oxford, primo del Custodio, que lleva una vida reservada y solitaria. Por azar conoce a una joven que pertenece a un pequeño grupo que pretende desafiar los poderes del régimen. La vida de Theo cambia dramáticamente, y debe enfrentar entonces horrores inimaginables…

Muerte de un forense

Muerte de un forense

Tras la muerte violenta de un forense mientras trabaja en su laboratorio, Adam Dalgliesh —el detective, poeta y protagonista de las novelas más celebradas de P. D. James— debe hurgar en la intimidad de los científicos vinculados a la víctima por sus tareas, problemas, satisfacciones e incluso celos profesionales. Todos son especialistas en el comportamiento de la muerte: gente preparada para hallar en un cadáver indicios sobre las causas del deceso, para averiguar cuándo y cómo se produjo éste, y para desenmascarar a un criminal con un microscopio o un tubo de ensayo. En este caso, sin embargo, el asesino podría hallarse en el mismo laboratorio.

Cubridle el rostro

Cubridle el rostro

La enorme y respetable casa de los Maxie, en la campiña inglesa, parecía el lugar ideal para que la joven Sally Jupp pudiera trabajar como criada y criar a su hijo, pero un horrible crimen acabaría pronto con sus ilusiones. Afortunadamente, el superintendente Adam Dalgliesh, detective y poeta, se encargaría del caso…

La octava víctima

La octava víctima

A comienzos del siglo XIX los siete componentes de dos distintas familias fueron brutalmente asesinados en unas callejuelas del viejo Londres. John Williams, el hombre a quien se le imputaban los atroces crímenes, fue detenido y encarcelado, pero se suicidó colgándose en su celda antes de que se celebrar el juicio. Lo único que dejó tras él fue una terrible duda: ¿asesino o víctima? Para contestar a esta pregunta, P. D. James, con la ayuda de T. A. Critchley, ha desempolvado los viejos archivos hasta lograr una reconstrucción de los hechos rigurosa y al mismo tiempo tan fascinante como la mejor trama de sus célebres novelas.

Todo lo que sé sobre novela negra

Todo lo que sé sobre novela negra

Después de casi cincuenta años a la vanguardia de la novela de misterio, P. D. James se encuentra en una posición ideal para hablar acerca del arte de escribir relatos detectivescos. Su admiración por muchos de sus predecesores y contemporáneos en el género se deja ver en esta crónica personal que atrapa tanto como la mejor novela policíaca. Desde personajes clásicos como Sherlock Holmes o el padre Brown, pasando por maestros como Agatha Christie, Chandler, Hammett, hasta autores contemporáneos como Sara Paretsky y Ruth Rendell, P. D. James explora el desarrollo de un género apasionantemente adictivo.

La calavera bajo la piel

La calavera bajo la piel

Cordelia es responsable de una agencia de investigación de poca monta, pero sir George Ralston la elige para que custodie a Clarissa, su esposa, una actriz alejada de los escenarios a causa de unos anónimos alarmantes. Pese a los temores de la artista, Ambrose Gorringe, propietario de Courcy Island, consigue convencerla de que actúe en su castillo. Es entonces cuando asesinan a Clarissa pese a la vigilancia de Cordelia, y ésta se siente obligada a descubrir al homicida. La certidumbre de que hallar la verdad será tan peligroso como útil no frenará a la detective.

El faro

El faro

Combe Island, en la costa de Cornualles, antiguo marco de piraterías y comercio de esclavos, propiedad de la familia Holcombe desde el siglo XVI, se ha convertido en lugar de reposo para personajes de élite. Un paraje idílico al que Adam Dalgliesh, detective-poeta, es reclamado para esclarecer el caso de la muerte de Nathan Oliver, escritor de fama internacional, odiado por el resto de los pocos y distinguidos residentes en la isla sobre la que, además del peligro se suma el de un virus que somete al régimen de cuarentena a todos sus habitantes…

La sala del crimen

La sala del crimen

El cuerpo calcinado de una de las personas más estrechamente vinculadas a un pequeño museo privado es el origen de esta nueva investigación de Adam Dalgliesh. La entidad dedicada al período de entreguerras, acoge, además de obras de arte, biblioteca y archivo una inquietante Sala del Crimen donde estudiar los sucesos más sonados de la época, uno de los cuales presenta extrañas semejanzas con el caso en que se ocupa Dalgliesh.

Muerte en el seminario

Muerte en el seminario

Uno de los internos del seminario anglicano de Saint Anselm, Ronald Treeves, ha aparecido muerto bajo un montón de arena. Accidente o suicidio, el acontecimiento se habría olvidado si Sir Alred Treeves, el padrastro de Ronald, no hubiera sido un influyente industrial que desea llegar al final del asunto. Adam Dalgliesh acepta el caso en la ilusión de comenzar unas vacaciones. Pero todo se complica con el asesinato del archidiácono Matthew Crampton. Ésta es la trama inicial a partir de la cual se desarrolla la compleja resolución de las muertes y los motivos.

Muerte en la clínica privada

Muerte en la clínica privada

Cuando la prestigiosa periodista de investigación Rhoda Gradwyn ingresa en Cheverell-Powell, en Dorset, para quitar una antiestética y antigua cicatriz que le atraviesa el rostro, confía en ser operada por un cirujano célebre y pasar una tranquila semana de convalecencia en una de las mansiones más bonitas de Dorset. Nada le hace presagiar que no saldrá con vida de Cheverell Manor. El inspector Adam Dalgliesh y su equipo se encargarán del caso. Pronto toparán con un segundo asesinato, y tendrán que afrontar problemas mucho más complejos que la cuestión de la inocencia o la culpabilidad.

Sabor a muerte

Sabor a muerte

Adam Dalgliesh tendrá que desvelar en esta ocasión el misterio que rodea el asesinato de dos hombres a los que la muerte ha unido pero que en vida raramente habrían coincidido: un barón y un vagabundo alcohólico. Antes de alcanzar su objetivo, no obstante, deberá enfrentarse a un crimen que conmueve la opinión pública e introducirse en las mansiones de la enigmática clase alta londinense.

Una cierta justicia

Una cierta justicia

Los asesinos no suelen avisar a sus víctimas. Esta muerte en particular, por terrible que fuera el último segundo de pasmosa compresión, llegó misericordiosamente libre de terror anticipado. Cuando en la tarde del miércoles, 11 de septiembre, Venetia Aldridge se puso en pie para repreguntar al principal testigo del fiscal en el caso del Estado contra Ashe, sólo le quedaban cuatro semanas, cuatro horas y cincuenta minutos de vida.

Intrigas y deseos

Intrigas y deseos

Adam Dalgliesh, necesita unas vacaciones. Acaba de publicar su último poemario y está cansado de investigar homicidios, así que decide tomarse un respiro fuera de Londres. Sin embargo, el destino elegido está situado en las costas de Norfolk, el área de acción de un asesino en serie que ha matado ya a cuatro mujeres, y aunque a regañadientes, Dalgliesh tratará de desenmarañar el entramado de intrigas y deseos que ha convertido toda la región en un infierno criminal.

La torre negra

La torre negra

Tras una grave enfermedad, Adam Dalgliesh, necesita descansar. Le ha llegado el momento de visitar a un antiguo amigo de la familia, capellán en una casa de reposo, para recuperar allí las fuerzas. Sin embargo, Dalgliesh tendrá que relegar a un segundo plano los problemas de salud y concentrar su energía en desvelar qué es lo que se oculta tras una serie de muertes en apariencia accidentales.

Sangre inocente

Sangre inocente

La joven Philippa Palfrey fue adoptada, siendo aún muy niña, por un brillante y cínico profesor universitario y una apocada ama de casa, cuya única afición en la vida es cocinar. A los dieciocho años, Philippa, acogiéndose a la ley británica, decide averiguar quiénes son sus verdaderos padres. Tras vencer el silencio de sus informadores, consigue conocer su origen: es hija de un violador y de una asesina, quien cumple cadena perpetua, pero está a punto de salir en libertad vigilada. En poder de estos datos, Philippa empieza a adentrarse en una auténtica pesadilla, ya que otra persona, cuya existencia ella ignora, también está interesada en que liberen a su madre: el padre de la niña asesinada por ella… A través de la escalofriante expedición que emprende en busca de su identidad, Philippa, nos arrastra hasta un final imprevisible, que a algunos hará sonreír y a otros, quizás, escandalizará.

Mortaja para un ruiseñor

Mortaja para un ruiseñor

En casi todas las cosas, el hospital John Carpendar era un hospital modélico. Nada parecía enturbiar esta impresión… hasta que una enfermera apareció muerta en extrañas circunstancias, y una segunda aumentó la macabra lista al poco tiempo.

El superintendente Adam Dalgliesh va a ser el encargado de encontrar las respuestas a las preguntas que se plantean.

Cuentos de la pérfida Albión

Cuentos de la pérfida Albión

Nada podría parecer más civilizado, más ordenado y tranquilo que un fin de semana en una casa de campo inglesa. Sin embargo estas casas son escenario de mayor variedad de asesinatos que los sórdidos callejones de las grandes ciudades norteamericanas. Con cianuro en la tetera, curare en los alfileres, una daga en el escritorio de la biblioteca, un mastín que merodea por los alrededores y valiosas piezas ornamentales convertidas en eficaces armas contundentes, la tentación de deshacerse de una tía o un tío pelmazos —y muy acaudalados, naturalmente— puede resultar deliciosamente irresistible.
Thomas Godfrey ofrece en esta antología a los mejores autores que han abordado este escenario, incluidos Agatha Christie, sir Arthur Conan Doyle, John Dickson Carr, Ruth Rendell y P. D. James. Buena compañía, sin duda, si el mal tiempo nos impide participar en una cacería.