Autoconstrucción

Autoconstrucción

La transformación cultural que necesitamos.

La cultura predominante desprecia profundamente las ventajas de los v√≠nculos colectivos y los valores comunes para hacer frente a los asuntos que son de todos y cada uno. Sois libres, nos dicen, porque pod√©is acumular ilimitadamente bienes materiales, aunque eso suponga el sufrimiento de otros seres humanos y el colapso del planeta. Hoy son muchas las personas que se plantean la necesidad de llevar a cabo un cambio cultural, que no desean simplemente plegarse a los mecanismos que nuestra sociedad ‚ÄĒtoda sociedad‚ÄĒ tiene ya dispuestos para ahorrarnos, tambi√©n son muchas las que se sienten impotentes ante las dificultades que obstaculizan esa transformaci√≥n. Para todas ellas est√° dedicado este libro. Porque a diferencia de, por ejemplo, los chimpanc√©s, los seres humanos tienen muchas opciones de modificar reflexivamente su conducta, de ah√≠ que Jorge Riechmann nos muestre algunas de las rutas para emprender el camino de una autoconstrucci√≥n cr√≠tica, tanto personal como colectiva. ¬ŅQuiere esto decir que quienes quieren cambiar los est√°ndares culturales del consumo conspicuo est√©n en contra de los placeres en la vida cotidiana? No, est√°n en contra de la desigualdad y, por lo tanto, contra aquellos refinamientos y placeres que se compran a costa del padecimiento de otros. Por eso, este libro se interroga por algunas dimensiones culturales de esa posible transformaci√≥n y desemboca en propuestas como las ecosof√≠as, el descentramiento del ego y la militancia de la alegr√≠a.

¬ŅDerrot√≥ el smartphone al movimiento ecologista?

¬ŅDerrot√≥ el smartphone al movimiento ecologista?

Nos resulta m√°s f√°cil aceptar el fin del mundo que el final del smartphone`. Y es que como proclaman los gur√ļs de Silicon Valley, la promesa redentora de una tecnolog√≠a sin fisuras nos permitir√° solucionar ‚Äútodos los problemas del mundo‚ÄĚ. El mesianismo tecnol√≥gico es la modalidad predominante que adopta hoy la ideolog√≠a del progreso, sostenida en la ilusi√≥n de que la tecnociencia nos permitir√° rehacer el mundo a nuestra imagen y semejanza. Las fuerzas de esta tecnolatr√≠a, como nos recuerda Jorge Riechmann, sue√Īan hoy con la velocidad de escape: cada vez m√°s lejos y cada vez m√°s r√°pido es la divisa de los cambios tecnol√≥gicos para escapar de los l√≠mites biof√≠sicos y de la condici√≥n humana, banalizando los procesos de destrucci√≥n en curso. Estas desmesuradas ilusiones de sobrepotencia humana, magnificadas por los poderes de la raz√≥n, la tecnolog√≠a y la ciencia, es lo que puede llamarse promete√≠smo. Y este puede reconocerse en los experimentos de ingenier√≠a social del nazismo y el comunismo como en la nueva eugenesia cient√≠fica promovida por el ‚Äútranshumanismo‚ÄĚ y su b√ļsqueda de la Superinteligencia, Superlongevidad y Superbienestar de nuestra especie. Este ensayo sostiene que tenemos que resisis frente a esas ilusiones nihilistas y someter a cr√≠tica nuestra propia raz√≥n ut√≥pica, reconstruyendo y construyendo para ello una racionalidad ecol√≥gica. Y ecologismo quiere decir, esencialmente, asunci√≥n de los l√≠mites.

Las obras del amor

Las obras del amor

Las obras del amor¬Ľ conforman una colecci√≥n de ¬ędiscursos edificantes¬Ľ, para Kierkegaard, la m√°s alta forma del di√°logo puro entre individuos. Publicada en las √ļltimas semanas de 1847, esta obra intenta la aventura temeraria de explorar directamente la naturaleza esencial de lo cristiano. Kierkegaard parte del √ļnico presupuesto posible: Dios como amor absoluto. La √ļnica empresa que supera por principio infinitamente las fuerzas humanas es la aprehensi√≥n adecuada de la esencia del amor. Pero justamente por la virtud de esta trascendencia, no hay relaci√≥n existencial humana que est√© del todo desprendida del √°mbito del amor. Tratar de cualquiera de los acontecimientos que suceden en nuestra existencia es introducirse en una intrincada e infinita fenomenolog√≠a de las obras del amor y de las respuestas humanas a ellas.

Investigación sobre los principios se la moral

Investigación sobre los principios se la moral

Ni siquiera pueden los hombres cruzarse en el camino, sin reglas. Los carreros, los cocheros y los postillones tienen principios por los cuales dejan vía libre, y esos principios se fundan generalmente en la mutua comodidad y conveniencia? El interés y la utilidad comunes infaliblemente dan origen a una norma del mal y del bien entre las partes interesadas.

Prometeo ascendiendo

Prometeo ascendiendo

Como la mayor√≠a de mis libros, este texto surgi√≥, en parte, por un dise√Īo consciente y, por otro lado, por accidentes sospechosos. En realidad, comenz√≥ como una tesis de doctorado denominada `La Evoluci√≥n de la los Circuitos Neurosociol√≥gicos: una contribuci√≥n a la sociobiolog√≠a de la Conciencia`, que escrib√≠ en 1978-79 para una universidad alternativa llamada Paideia. En ese momento, Paideia estaba reconocida por el Estado, y era el rango m√°s alto otorgado a las universidades alternativas en California.

Tambi√©n he actualizado todo lo que parec√≠a necesario. Incluso a√Īad√≠ algunas nuevas ideas (que, desde luego, me parecen brillantes s√≥lo porque son nuevas), algunos chistes nuevos y, en general, el texto se renov√≥ un poco. Sigue siendo uno de mis libros favoritos, y parece que es muy estimado por la mayor√≠a de mis fans.

Me siento mucho m√°s asombrado y satisfecho, ya que muchas de las predicciones parecen ahora mucho menos radicales que la primera vez que las publiqu√©. De hecho, las m√°s salvajes y `ut√≥picas` de ellas son precisamente las que han tenido el mayor apoyo cient√≠fico en la d√©cada de 1990. El haberse adelantado a dos d√©cadas se considera como una especie de √©xito en el juego del futurismo, y todos los boletines sobre la estaci√≥n espacial MIR me recuerdan que todo esto era parte de lo que yo esperaba y que, de hecho, ya existe, y el resto est√° evolucionando, obviamente. Me siento m√°s disgustado con mi evocaci√≥n l√≠rica sobre el incremento de la inteligencia. En la d√©cada de 1970, simplemente no reconoc√≠ la medida en que la d√©cada de 1960 y su `revoluci√≥n de los j√≥venes` hab√≠a aterrado a nuestra clase gobernante, y que de ah√≠ en adelante trataron de prevenir futuros brotes de utop√≠a radical, deliberadamente `embruteciendo` el sistema educativo. Lo que ellos han producido, la llamada Generaci√≥n X, debe ser no s√≥lo la m√°s ignorante de las generaciones, sino tambi√©n la de los ni√Īos m√°s paranoicos y depresivos nunca vistos en nuestra rep√ļblica.

La m√ļsica como recurso sonoro

La m√ļsica como recurso sonoro

Nikolaus Harnoncourt ha sido capaz de a√Īadir a su impresionante trayectoria como int√©rprete y director, un no menos denso e influyente repertorio de escritos y an√°lisis sobre lo que podr√≠amos denominar la ¬ęfilosof√≠a de la m√ļsica antigua¬Ľ. Publicado originalmente en 1984, la presente colecci√≥n de ensayos recoge algunas de las m√°s jugosas contribuciones de Harnoncourt al pensamiento musical de nuestro tiempo. Considerado por muchos como el aut√©ntico ¬ęcredo¬Ľ de una de las voces m√°s autorizadas de la interpretaci√≥n musical hist√≥rica, los textos aqu√≠ reunidos son una excelente compilaci√≥n de treinta a√Īos de experiencia y reflexi√≥n en favor de una mejor comprensi√≥n de la m√ļsica antigua, y muy particularmente la barroca. Una m√ļsica que nos habla desde un c√≥digo que el int√©rprete y el oyente de nuestro tiempo debe conocer para comprender cabalmente el ¬ędiscurso sonoro¬Ľ de cada √©poca.

La objetividad: un argumento para obligar

La objetividad: un argumento para obligar

El -objeto- de estudio del libro es, pues, el observador. En una reflexi√≥n que habla acerca de la realidad como aquello que es construido y, contrariamente a esto, tomado al interior de las relaciones humanas como el punto de control de la justificaci√≥n y formaci√≥n de -argumentos racionales-. Esta √ļltima idea es la que reval√ļa Maturana. Es a este operar en el lenguaje, y en espec√≠fico a la argumentaci√≥n, en donde la realidad se muestra como independinte al hacer del ser humano, y como un punto de autoridad, en donde Maturana centra su reflexi√≥n. Reflexi√≥n en la cual remueve aquellos supuestos firmes de la realidad, planteando un constructivismo y modificando nuestra experiencia, generando cambios o firmezas en las realidades que nosotros mismos, en relaci√≥n con los otros, hemos construido. Puesto que -…todo el vivir humano ocurre…en las relaciones humanas en la continua creaci√≥n de mundos…-

Breve historia de la filosofía China

Breve historia de la filosofía China

Pese a los innumerables libros que se han escrito sobre China en los √ļltimos a√Īos, es notable cu√°n escaso es el conocimiento realmente aut√©ntico que tenemos en Occidente sobre la filosof√≠a de ese pa√≠s. La mayor√≠a de los norteamericanos educados, con la excepci√≥n de los especialistas en China, si se les pide mencionar algunos de los principales fil√≥sofos chinos, no podr√°n nombrar m√°s que a Confucio y posiblemente a Lao Zi. Esto es aplicable tanto para los profesores de filosof√≠a como para los legos. (…) Gracias a este libro, vemos que la filosof√≠a china es mucho m√°s amplia en alcance que lo que significan Confucio y Lao Zi, e incluso que las escuelas confuciana y tao√≠sta que derivan de ellos. En el curso de unos veinticinco siglos, los pensadores chinos han tocado muy a fondo todos los importantes temas que han llamado la atenci√≥n de los fil√≥sofos de Occidente y, si bien las escuelas a que ellos pertenec√≠an han llevado frecuentemente los mismos nombres durante muchos siglos, su contenido ideol√≥gico ha cambiado grandemente de una √©poca a otra. Si Confucio se hubiese reencarnado para reunirse con su gran seguidor del siglo XII, Zhu Xi, le habr√≠a sido dif√≠cil aceptar que las ideas de este fil√≥sofo eran el -confucianismo- ortodoxo de la √©poca. (Extra√≠do de la Introducci√≥n)

Materia y memoria: Ensayo sobre la relación del cuerpo con el espíritu.

Materia y memoria: Ensayo sobre la relación del cuerpo con el espíritu.

Materia y memoria (Matière et mémoire) (1896) es uno de los cuatro trabajos principales del filósofo francés Henri Bergson (1859?1941). Subtitulado `Ensayo en relación al cuerpo y el espíritu`, el trabajo presenta un análisis de los problemas filosóficos clásicos relacionados con ambos.

El marco del an√°lisis de la memoria sirve para clarificar el problema. Materia y memoria fue escrito como reacci√≥n a Las enfermedades de la memoria de Th√©odule Ribot, que hab√≠a sido publicado en 1881. Ribot defend√≠a que la ciencia m√©dica hab√≠a probado que la memoria se vinculaba a una regi√≥n concreta del sistema nervioso, localizada en el cerebro, lo que probaba su naturaleza material. Bergson se opon√≠a a esta reducci√≥n del esp√≠ritu, defendiendo una postura netamente antirreduccionista. Para √©l, la memoria era de naturaleza profundamente espiritual y el cerebro serv√≠a para introducir memorias, siendo pues de naturaleza pr√°ctica. Ciertas lesiones tienden a perturbar esta funci√≥n pero no borran la memoria. As√≠, un fallo del cerebro simplemente implica que no puede cumplir su funci√≥n de a√Īadir nuevos recuerdos, pero no altera la esencia de la memoria.

Del mundo cerrado al universo infinito

Del mundo cerrado al universo infinito

Durante los siglos XVI y XVII el pensamiento humano, o al menos el europeo, sufri√≥ una profunda convulsi√≥n que transform√≥ el marco y los patrones de nuestro pensamiento, una revoluci√≥n de la que la ciencia y la filosof√≠a modernas constituyen a la vez ra√≠z y fruto. Esta revoluci√≥n, o como tambi√©n se la ha llamado esta ¬ęcrisis de la conciencia europea¬Ľ, se ha descrito y explicado de distintos modos, pero es algo com√ļnmente admitido que el desarrollo de la nueva cosmolog√≠a, que sustituy√≥ al mundo geoc√©ntrico e incluso antropoc√©ntrico de la astronom√≠a griega y medieval por el helioc√©ntrico y, m√°s tarde por el universo sin centro de la astronom√≠a moderna, desempe√Ī√≥ una funci√≥n suprema en este proceso.

Para Koyr√© cabe hablar de una ¬ędestrucci√≥n del cosmos¬Ľ: la sustituci√≥n de la concepci√≥n del mundo como un todo finito y bien ordenado, en el que la estructura espacial incorporaba una jerarqu√≠a de perfecci√≥n y valor, por la de un universo indefinido o aun infinito, que ya no estaba unido por una subordinaci√≥n natural, sino que se unificaba tan solo mediante la identidad de sus leyes y componentes √ļltimos y b√°sicos. La ciencia, la filosof√≠a y la teolog√≠a, representadas muy a menudo por las mismas personas, confluyen y toman parte en el gran debate que comienza con Bruno y Kepler para terminar, sin duda provisionalmente, con Newton y Leibniz.

Como pensamos

Como pensamos

En el libro `C√≥mo pensamos: la relaci√≥n entre pensamiento reflexivo y proceso educativo`, el autor conecta su filosof√≠a pragmatista, su psicolog√≠a y su pedagog√≠a, y de sus concepciones te√≥ricas extrae unas interesantes consecuencias que ata√Īen al m√©todo para la ense√Īanza y educaci√≥n.

Defiende que, a la corriente natural del pensamiento, hay que ir convirti√©ndola en un examen consciente y ordenado de la realidad que sigue el modelo del conocimiento cient√≠fico y que significa una reflexi√≥n a partir de la manipulaci√≥n de la realidad, o sea, el proceso que √©l denomina experiencia. Es esto lo que hay que educar en el ni√Īo porque es lo m√°s adaptativo y √ļtil para cualquier ser humano, el modo en que mejor partido se le saca a la interacci√≥n con el medio en que consiste la actividad vital.

La inteligencia tiene, para Dewey, la funci√≥n de utilidad, de extraer un m√°ximo rendimiento de las cualidades del sujeto y del medio con el que se relacione en estrecha interacci√≥n. Se trata de hacer que esta interacci√≥n sea un proceso ordenado seg√ļn pautas, reflexivo y producto del inter√©s que el medio genera en el sujeto. La manipulaci√≥n de la realidad ha de ejercerse mediante el est√≠mulo de la propia realidad en el individuo, lo que implica un tipo de escuela y de pedagog√≠a que es la defendida por el norteamericano en este libro que estoy comentando. La realidad debe suponer un desaf√≠o en el ni√Īo que le haga revisar constantemente sus creencias.

Introducción al pensamiento complejo

Introducción al pensamiento complejo

La de Edgar Morin es, qu√© duda cabe, una aventura intelectual. Extra√Īa asociaci√≥n la de estos t√©rminos. Lo intelectual evoca a la raz√≥n, al orden, a lo cient√≠fico y bien estructurado, a lo sesudo y alejado del riesgo. Aventura, en cambio, es el nombre de la pasi√≥n, del libre juego resistiendo la asfixia impuesta por las reglas, de lo impulsivo y espont√°neo, de lo impredictible. La s√≠ntesis f√©rtil, tensa pero creativa, de esos t√©rminos es no solamente un hilo conductor de la ya monumental obra te√≥rica de Edgar Morin, sino tambi√©n una cualidad de su trayectoria personal. Su obra debe, en consecuencia, ser entendida no s√≥lo en t√©rminos de su contenido sino del proceso productor. En este volumen se recogen una serie de ensayos y presentaciones realizadas entre 1976 y 1988, en las que se nos introduce al nuevo concepto de `lo complejo`, de lo transdisciplinar. Vivimos un momento en el que cada vez m√°s, y hasta cierto punto, gracias a estudiosos como Edgar Morin, entendemos que el estudio de cualquier aspecto de la experiencia humana ha de ser, por necesidad, multifac√©tico, en que vemos cada vez m√°s que la mente humana no existe sin tradiciones familiares, sociales gen√©ricas, √©tnicas, que s√≥lo hay mentes encarnadas en cuerpos y culturas, y que el mundo f√≠sico es siempre el mundo entendido por seres biol√≥gicos y culturales. El di√°logo estimulador del pensamiento que Morin propone a todo aquel que se sumerge en su lectura, capturar√° a todos los que se interesen en desarrollar un modo complejo de pensar la experiencia humana, recuperando el asombro ante el milagro doble del conocimiento y del misterio, que asoma detr√°s de toda filosof√≠a, de toda ciencia, de toda religi√≥n, y que a√ļna a la empresa humana en su aventura abierta hacia el descubrimiento de nosotros mismos, nuestros l√≠mites y nuestras posibilidades.

Filosofía de la redención

Filosofía de la redención

La filosof√≠a de la redenci√≥n es la obra capital de Philipp Mainlander, fil√≥sofo, escritor y mitopoeta alem√°n del siglo XIX. Su redescubrimiento ocurrido hace algunos a√Īos ha conllevado al renacimiento de su filosof√≠a, variante radical de las doctrinas de Kant y Schopenhauer. Mainlander tiene una cosmovisi√≥n propia acerca del origen del universo. Dios, saturado de su propio superser, resuelve que la no existencia es mejor que la existencia. Conforme a ello, al igual que el Big Bang del comienzo-final de todos los tiempo, Mainlander se suicida, √°vido de no ser.

Tiempo de magos: La gran década de la filosofía: 1919-1929

Tiempo de magos: La gran década de la filosofía: 1919-1929

La historia de cómo cuatro genios revolucionaron la filosofía y cambiaron nuestra forma de entender el mundo.
¬ęUn libro que no tendr√° parang√≥n en mucho tiempo. Engancha como un thriller y ayuda m√°s a la comprensi√≥n de nuestro presente que ning√ļn estudio sociol√≥gico.¬Ľ
Micha Brumlik, Die Tageszeitung
Estamos en 1919. La guerra acaba de terminar. ¬ęEl doctor Benjamin huye de su padre, el subteniente Wittgenstein comete un suicidio econ√≥mico, el profesor auxiliar Heidegger abandona la fe y monsieur Cassirer trabaja en el tranv√≠a para inspirarse.¬Ľ Comienza una d√©cada de creatividad excepcional que cambiar√° para siempre el rumbo de las ideas en Europa. Los a√Īos veinte del siglo XX en Alemania dieron forma a nuestro pensamiento contempor√°neo, y son el verdadero origen de nuestra moderna relaci√≥n con el mundo. Entenderlos significa, de alguna manera, entendernos.
Ludwig Wittgenstein, Walter Benjamin, Ernst Cassirer y Martin Heidegger, cuatro gigantes de todos los tiempos, lideraron esta revoluci√≥n y elevaron el alem√°n a lengua del esp√≠ritu. Fue en una Alemania dividida entre las ganas de vivir y el abismo de la crisis econ√≥mica, entre la lujuria de las noches berlinesas, las conspiraciones de la Rep√ļblica de Weimar y la amenaza del nacionalsocialismo, donde encontraron su voz y su estilo.
En Tiempo de magos, la vida cotidiana y los dilemas metafísicos son parte de la misma historia. Con un espléndido estilo narrativo, Eilenberger traza conexiones entre los modos de vida y las teorías de estos cuatro filósofos seductores y brillantes, guiados por la necesidad de responder a las preguntas clave de la historia del pensamiento. Sus respuestas iluminan también los peligrosos tiempos que vivimos hoy.

Idea concepto y método de la Literatura Comparada

Idea concepto y método de la Literatura Comparada

En la presente obra tomaré como punto de partida la definición que puede darse de la Literatura Comparada, como Idea y como
Concepto, seg√ļn los presupuestos cient√≠ficos y filos√≥ficos del Materialismo Filos√≥fico como teor√≠a literaria. A continuaci√≥n, expondr√© c√≥mo puede interpretarse la Literatura Comparada en los tres ejes fundamentales del espacio est√©tico, atendiendo a los medios, modos y objetos (eje sint√°ctico), al mecanicismo, la genialidad y la logicidad de una obra de arte (eje sem√°ntico), y a los principios autol√≥gicos, dial√≥gicos y normativos (eje pragm√°tico) que hacen posible su interpretaci√≥n.
A partir de ese momento, será necesario exponer la Literatura Comparada de acuerdo con su Ontología, dada histórica y metodológicamente, y de acuerdo con su Gnoseología, construida desde los criterios del Materialismo Filosófico. Comenzaré, pues, por la definición de la idea y del concepto de lo que la Literatura Comparada es.

El concepto de ficción en la literatura:desde el materialismo filosófico como teoría literaria contemporánea

El concepto de ficción en la literatura:desde el materialismo filosófico como teoría literaria contemporánea


Este op√ļsculo tiene como finalidad definir el concepto de ficci√≥n en la literatura. La cr√≠tica de la idea y del concepto de ficci√≥n se basar√° aqu√≠ en los presupuestos doctrinales del materialismo filos√≥fico como teor√≠a literaria contempor√°nea.
La tesis que sostendr√© parte de una cr√≠tica demoledora de la epistemolog√≠a aristot√©lica, a la que considero un punto de partida errado para plantear cualquier reflexi√≥n sobre la idea de ficci√≥n literaria. A continuaci√≥n, expongo la inconveniencia o improcedencia de adoptar una perspectiva gnoseol√≥gica desde la que se pretenda exigir al discurso literario el contenido, confirmaci√≥n o revelaci√≥n, de una verdad, tal como se impone actualmente en la interpretaci√≥n de la literatura desde las -teor√≠as literarias- posmodernas, que aqu√≠ considero, por las razones que se ver√°n, pseudo-teor√≠as literarias, o simplemente ideolog√≠as del int√©rprete vertidas sobre los materiales literarios. Finalmente, propongo que la √ļnica posici√≥n adecuada, en t√©rminos cr√≠ticos y cient√≠ficos, es decir, desde la Filosof√≠a y desde la Teor√≠a de la Literatura, para construir un concepto de ficci√≥n que resulte operativo y √ļtil a la hora de interpretar los textos y las obras literarias es la perspectiva ontol√≥gica, concretamente, la que ofrece de la literatura la ontolog√≠a materialista. (Extra√≠do del pr√≥logo).

El retorno de lo real

El retorno de lo real

Tras los paradigmas del arte-como-texto de los a√Īos setenta y el arte-como-simulacro de los ochenta, Hal Foster sostiene que somos testigos de un -retorno de lo real-, un retorno del arte y la teor√≠a que buscan asentarse en los cuerpos reales y en los sitios sociales. El libro presenta una lectura original del arte y de la teor√≠a de las tres √ļltimas d√©cadas, con especial atenci√≥n a las pol√©micas conexiones entre ambos, y repiensa la relaci√≥n entre las vanguardias hist√≥ricas y las neovanguardias. El resultado es una genealog√≠a acreditada del arte y la teor√≠a, desde el minimalismo y el pop hasta el presente. El texto se completa con abundantes ilustraciones

Bebo. Luego existo

Bebo. Luego existo

Una copa de vino al d√≠a, seg√ļn muchos m√©dicos, es bueno para la salud. M√°s de una, puede llevarnos a la ruina. Sea dudoso o no el consejo para la salud del cuerpo, defiende Scruton, es indudablemente bueno para la salud del alma. Y no hay mejor acompa√Īamiento que el vino cuando se trata de filosofar. La filosof√≠a, con una copa en la mano, no solo ense√Īa a beber pensando, sino a pensar bebiendo. Con sentido del humor, el autor ofrece un ant√≠doto ante tantos disparates que hoy se escriben sobre el vino, y defiende con contundencia una bebida que est√° en el fundamento mismo de nuestra civilizaci√≥n. In vino veritas.

El alma del mundo

El alma del mundo

Extensa reflexi√≥n sobre la necesidad de lo sagrado para la vida humana, y las consecuencias de su p√©rdida. Una vez que la ciencia define qu√© es el hombre, ¬Ņqueda todo dicho?
El fil√≥sofo Roger Scruton defiende la experiencia de lo sagrado frente a la moda propuesta por el ate√≠smo. Bas√°ndose en el arte, la arquitectura, la m√ļsica y la literatura, trata la ineptitud de la ciencia para explicar la belleza, que permite mirar la realidad `desde los ojos de Dios

Amor y occidente

Amor y occidente

El suizo establece su tesis principal desde el comienzo: el amor pasional es casto y s√≥lo puede realizarse en la muerte. La pasi√≥n apunta hacia la nada existencial. En una relaci√≥n pasional s√≥lo importa la pasi√≥n, nunca el Otro. Iseo estorba a Trist√°n, as√≠ como la presencia de √©ste impide la pasi√≥n de aqu√©lla. `Te amo con pasi√≥n` puede traducirse como `qu√≠tate de mi vista`. El sentimiento sufre varios cambios y adaptaciones a entornos nuevos en el transcurso de los siglos, el mecanismo, no obstante, permanece inmutable, siempre cruel e irresoluble. No cabe duda de que la √≥pera de Wagner resume, mejor que cualquier otra obra art√≠stica, el fatalismo constitutivo del mito: un beso `inocente` (en realidad se trata de un beso criminal) inicia la relaci√≥n pasional -los amantes huyen el uno del otro, es decir, huyen de la aniquilaci√≥n- y √©sta se produce en el √ļltimo acto de la obra: la muerte de Trist√°n e Iseo, la ausencia definitiva.

El problema mente-cerebro: un enfoque psicobiológico

El problema mente-cerebro: un enfoque psicobiológico


Este libro trata de transformar el punto de vista seg√ļn el cual la mente es un conjunto de actividades del cerebro, y convertirlo en un sistema te√≥rico, que viene a ser compatible con los m√°s modernos resultados obtenidos tanto por los neurofisi√≥logos como por los psic√≥logos. Mario Bunge expone que la idea de una entidad mental separada, independiente, no solo resulta injustificada por los datos disponibles y los modelos psicol√≥gicos actualmente existentes, sino que choca frontalmente con las ideas m√°s fundamentales de toda la ciencia moderna.

La ciencia su método y su filosofía

La ciencia su método y su filosofía

La ciencia, su m√©todo y su filosof√≠a (1960), obra en la que Bunge introduce de manera sint√©tica las bases del m√©todo cient√≠fico, ha llegado a ser un cl√°sico en su g√©nero. Los cuatro ensayos que re√ļne este volumen constituyen un primer acercamiento a los problemas que desde hace varias centurias han inquietado la mente de los hombres: ¬Ņqu√© es la ciencia?, ¬Ņcu√°les son sus m√©todos?, ¬Ņc√≥mo se gesta una ley cient√≠fica? Empero, las respuestas que Mario Bunge propone a estos interrogantes no son concepciones definitivas y est√°ticas, pues su enorme capacidad de sugerencia logra que de ellas se deriven nuevos planteamientos acordes con el desenvolvimiento reciente de los estudios epistemol√≥gicos y del mismo universo de la ciencia. Por ello, el autor escribe: -Si, como estimaba Dem√≥crito, una sola demostraci√≥n vale m√°s que el reino de los persas, resulta incalculable el valor del m√©todo cient√≠fico en los tiempos modernos. Quienes lo ignoran √≠ntegramente no pueden llamarse modernos, y quienes lo desde√Īan se exponen a no ser veraces ni eficaces-.

Filosofía política: solidaridad, cooperación y democracia integral

Filosofía política: solidaridad, cooperación y democracia integral

Los po¬≠li¬≠t√≥¬≠lo¬≠gos des¬≠cri¬≠ben y ex¬≠pli¬≠can la po¬≠l√≠¬≠ti¬≠ca, los fi¬≠l√≥¬≠so¬≠fos la exa¬≠mi¬≠nan de ma¬≠ne¬≠ra cr√≠¬≠ti¬≠ca y su¬≠gie¬≠ren me¬≠jo¬≠ra¬≠mien¬≠tos y, en oca¬≠sio¬≠nes, ras¬≠gos so¬≠cia¬≠les ra¬≠di¬≠cal¬≠men¬≠te di¬≠fe¬≠ren¬≠tes. En otras pa¬≠la¬≠bras, los fi¬≠l√≥¬≠so¬≠fos po¬≠l√≠¬≠ti¬≠cos pro¬≠po¬≠nen es¬≠ce¬≠na¬≠rios y sue¬≠√Īos all√≠ donde los cien¬≠t√≠¬≠fi¬≠cos so¬≠cia¬≠les ofre¬≠cen ins¬≠tan¬≠t√°¬≠neas de or¬≠ga¬≠ni¬≠za¬≠cio¬≠nes po¬≠l√≠¬≠ti¬≠cas exis¬≠ten¬≠tes.
La fi¬≠lo¬≠so¬≠f√≠a po¬≠l√≠¬≠ti¬≠ca no es un lujo sino una ne¬≠ce¬≠si¬≠dad, de¬≠ci¬≠si¬≠va para en¬≠ten¬≠der la ac¬≠tua¬≠li¬≠dad po¬≠l√≠¬≠ti¬≠ca y, sobre todo, para pen¬≠sar un fu¬≠tu¬≠ro mejor. Pero, para que pres¬≠te se¬≠me¬≠jan¬≠te ser¬≠vi¬≠cio, esta dis¬≠ci¬≠pli¬≠na de¬≠be¬≠r√° for¬≠mar parte de un sis¬≠te¬≠ma cohe¬≠ren¬≠te al que tam¬≠bi√©n per¬≠te¬≠nez¬≠can una teo¬≠r√≠a rea¬≠lis¬≠ta del co¬≠no¬≠ci¬≠mien¬≠to, una √©tica hu¬≠ma¬≠nis¬≠ta y una vi¬≠si√≥n del mundo acor¬≠de con la cien¬≠cia y la t√©c¬≠ni¬≠ca con¬≠tem¬≠po¬≠r√°¬≠neas. En este sen¬≠ti¬≠do, una po¬≠l√≠¬≠ti¬≠ca res¬≠pon¬≠sa¬≠ble no de¬≠be¬≠r√≠a estar fun¬≠da¬≠da en la ideo¬≠lo¬≠g√≠a sino en la fi¬≠lo¬≠so¬≠f√≠a, es¬≠pe¬≠cial¬≠men¬≠te en la √©tica, as√≠ como en la tec¬≠no¬≠lo¬≠g√≠a so¬≠cial, la cual re¬≠sul¬≠ta efec¬≠ti¬≠va √ļni¬≠ca¬≠men¬≠te cuan¬≠do est√° sus¬≠ten¬≠ta¬≠da en una cien¬≠cia so¬≠cial seria y ri¬≠gu¬≠ro¬≠sa.
El otro eje ver­te­bra­dor de Fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca es un aná­li­sis de la po­si­bi­li­dad de am­pliar la de­mo­cra­cia del te­rreno po­lí­ti­co a los demás te­rre­nos per­ti­nen­tes: la ad­mi­nis­tra­ción de la ri­que­za, el en­torno na­tu­ral y la cul­tu­ra. Y aquí Mario Bunge vuel­ve a su­ge­rir una al­ter­na­ti­va tanto al ca­pi­ta­lis­mo en cri­sis como al so­cia­lis­mo ya fe­ne­ci­do y que nunca fue ge­nuino. Esa al­ter­na­ti­va es la de­mo­cra­cia in­te­gral: es decir, igual­dad de ac­ce­so a las ri­que­zas na­tu­ra­les, igual­dad de sexos y razas, igual­dad de opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les, y par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar en la ad­mi­nis­tra­ción de los bie­nes co­mu­nes.
Aten­to al rumbo de nues­tro mundo, en Filosofia politica Mario Bunge nos mues­tra su fa­ce­ta de ciu­da­dano preo­cu­pa­do por el de­ve­nir his­tó­ri­co.

Trilogía Illuminatus

Trilogía Illuminatus

Robert Anton Wilson y Robert Shea comenzaron a escribir ¬°Illuminatus! all√° por 1969. En un principio, iba a ser una novela corta sobre las distintas teor√≠as conspirativas de moda en aquella √©poca (que no difer√≠an tanto de las actuales), pero se fue transformando en una bola de nieve que creci√≥ y creci√≥ tanto que, cuando los autores finalmente llegaron a la versi√≥n acabada del texto (en 1971, seg√ļn ellos mismos), no pudieron encontrar ninguna editorial dispuesta a publicarlo. En 1975, Dell Publishing accedi√≥ a su publicaci√≥n, pero dividi√©ndolo en tres partes:

Illuminatus! Part I The Eye in the Pyramid,
Illuminatus! Part II The Golden Apple,
Illuminatus! Part III Leviathan, y recortando casi 500 p√°ginas del material m√°s extravagante de la novela.